😷 COVID 19: PUEDES RESERVAR AHORA Y CANCELAR 48 HORAS ANTES DE TU LLEGADA – TE DELVOLVEREMOS EL 100% DE TU DINERO

¿Qué tipos de Surf hay, cuál es el tuyo?

Todos nos interesamos por el surf. Sin embargo, ¿sabes cuáles son los tipos de surf que existen? Veamos todos los detalles.

Por cierto, puedes pasarte por nuestra escuela de surf en Lanzarote y te enseñaremos a surfear, como llevamos haciendo desde hace más de 20 años. Así que si te interesa, no dudes en escribirnos, ahora… Vamos al lío. 🤙

Los diferentes tipos de Surf

Cabe destacar que después de años de prohibición por parte de los colonizadores europeos, el surf renace en Hawái a lo largo del siglo XX, como ya hemos visto. Esta revitalización del deporte trajo consigo una gran diversidad de estilos y maniobras, las cuales fueron creadas por los aficionados de cada modalidad, siendo Duke Kahanamoku el pionero en revivir esta práctica, expandiéndola hacia algunas regiones importantes, como es el caso de Australia, Europa y Estados Unidos.

Actualmente, se trata de una industria mundial que abre un abanico de entretenimiento y productos que están destinados desempeño de este deporte. Por lo tanto, conviene decir cuáles son las clasificaciones y modalidades para que lo puedas practicar.

Surf base

Se trata del surf base legendario del cual se derivaron las demás clasificaciones. Básicamente, consiste en remar, levantarse y hacer maniobras, al mismo tiempo en que la tabla se desliza en armonía con las olas hasta que se extinga. En términos de clasificación, existen tres categorías en relación con la tabla:

Shortboard Board

En este caso, tenemos a los deportistas que deciden poner en marcha distintas piruetas sobre las tablas de 1,5 a 2m de longitud. El tamaño que tienen permite que posean una mayor maniobrabilidad dentro y fuera de las olas, aunque no deberías esperar que exista una velocidad muy alta.

Funboard

Se trata de unas tablas de surf recomendadas para empezar, debido a que tienen las medidas perfectas para los principiantes, siendo de 1,8 a 2,4m de longitud. Es la intermedia de Shortboard Board y Longboard, por lo que, gracias a ella, vas a poder aprender a perseguir las olas, maniobrar sobre ellas, conseguir una buena velocidad y mantener la estabilidad.

Longboard

Hablamos de tablas que cuentan con una longitud de 2,4 a 3,6 m, siendo de mayor espesor y estabilidad en el agua. Gracias a ellas, vas a poder realizar diferentes maniobras, además de poder cambiar posiciones y caminar en ellas, al mismo tiempo en que se deslizan sobre las olas a gran velocidad.

Windsurf

Aquí se combina un aparejo o vela con una tabla muy similar a la de surf. La vela se articulará en pie de mástil, debido a lo cual la rotación y dirección implica una maleabilidad importante. Se trata de las idóneas para que puedas realizar piruetas, aunque no es aconsejable para principiantes, ya que necesitarás una habilidad importante en términos de conocer los cambios del viento y el manejo del entorno.

Kite surf

Se trata de un tipo de surf único que aprovecha las fuerzas del viento mediante una cometa de tracción, la cual está sujeta al cuerpo del individuo mediante un arnés que te será útil para desplazarlo en la tabla sobre el agua, aún sin oleajes. Todo esto permite que se realicen distintos tipos de saltos, giros, además de otras piruetas en el aire.

Paddle surf o stand up paddle

Se trata de una disciplina específica que se dio a conocer por los hawaianos como Ho e´he Nalu, siendo uno de los nuevos estilos de surfeo. La característica particular es la de ponerse de pie sobre una tabla especial, desplazándose en ella con el apoyo de un remo, el cual tiene la capacidad de impulsarse y maniobrar a través de una superficie acuática, como es el caso de las playas o los lagos, por ejemplo.

Bodysurf

Aquí tenemos un tipo de surf realmente divertido, porque no se necesita de suma destreza para realizarlo, aunque tendrás una actividad constante dentro del agua, por lo que tu estado físico debe ser de lujo. Se trata de deslizar el cuerpo directamente sobre el mar, sin el soporte de la tabla, sino con una handboard y aletas.

Kayak surf

Se trata de una de las variedades más recientes de surf. Surgió con la idea de poder trasladar el kayak al mar y aprovechar la fuerza de las olas, en conjunto con la pala, para que vayas a altas velocidades y puedas realizar todo tipo de maniobras al igual que con una tabla.

Skimboarding

¿Sabías que el skate también aparece en el mar? Se trata de mezclar ambos deportes utilizando una pequeña tabla para saltar, maniobrar y juguetear sobre las olas, justo donde ellas rompen. Consiste en poder esperar en la orilla el momento oportuno, para que luego te lances sin temores.

Bodyboard

Aquí tenemos el tipo de surf que se vale de una pequeña tabla de espuma sintética sin quillas, que te será de utilidad para que te puedas mover sobre las paredes de las olas. Se asemeja al bodysurf al utilizar las aletas impulsadoras, además de los movimientos específicos y la posición del cuerpo, aunque dentro de esta clasificación también tendrás otras modalidades:

Prone (tumbado)

Se trata de un estilo de surf moderno en el que prevalece la velocidad como resultado de las hidroalas que se adaptaron a la tabla. Consiste en flotar sobre las olas mientras se encuentra tumbado, para que la energía del agua fluya entre las alas con mayor fuerza, con una capacidad de respuesta sorprendente.

Dropknee (de rodilla)

Se trata de una modalidad para los que les encantan surfear de rodillas en la bodyboard. Se pueden dirigir hasta las olas tirado sobre la tabla y, en el momento en el que se apodera de ellas, vas a poder mover las rodillas hasta dejarlas debajo del cuerpo, doblando la pierna hacia adelante con el pie.

Stand – up (de pie)

Aquí prevalece la agilidad para que puedas desempeñar esta modalidad por la similitud entre ambas. En la versión de stand-up, solamente necesitarás colocar ambos pies al mismo sobre la tabla bodyboard, todo mientras se recorre las olas a máxima velocidad.

Tow-in Surfing

¿Te interesa el surf al extremo? En esta versión, el surfista necesita del apoyo de motos de agua como medio de acceso a olas descomunales, para que puedas atraparlas rápidamente en el momento justo. Lo inventaron los deportistas que necesitaban de la adrenalina para romper olas superiores a los 30 pies de altura.

¿Qué es el surf?

Si tuviésemos que describirlo en pocas palabras, deberíamos decir que el surf consiste en deslizarse de pie en una tabla sobre las olas. Sin embargo, no se trata de algo tan básico, ya que a partir de ahí se abre un gran abanico de posibilidades encima de la tabla, que dan lugar a genialidades creativas de los deportistas.

Lo primero que deberás hacer será ponerte de pie y aguantar recto hasta la orilla. Cuando hayas dominado la técnica, podrás bordear las olas haciendo paredes, tanto de frontside (de cara a la ola) como de backside (de espaldas a la ola). También le podrás dar velocidad a la tabla, que servirá para que puedas realizar otras maniobras del surfing.

Si bien ahondaremos más adelante, a priori tendremos la capacidad de distinguir principalmente dos modalidades. La primera es el longboard o tablón, que es la más clásica y en la que se utilizan tablas muy largas (mínimo 9 pies), además de más anchas y gruesas, que implican la práctica del deporte mucho más suavemente. La otra versión es la del surf de tabla corta (shortboard), que se practica son tablas más pequeñas, más estrechas y finas, ideal para maniobras mucho más ostentosas.

En cuanto a su historia, hablamos de un deporte muy antiguo del que no se sabe con certeza su origen, es decir, los historiadores no se ponen de acuerdo en cómo surgió. Algunas personas afirman que hace alrededor de 500 años ya se practicaba en las Islas de Polinesia, aunque tampoco hay demasiados archivos históricos que lo avalen.

De lo que sí se tiene constancia es de que el primer contacto del hombre europeo con el surf ocurrió a lo largo del siglo XVIII, cuando James Cook llegó a las islas Hawaii y prohibió su práctica entre los nativos. La intención era obligarlos a adquirir costumbres europeas y no típicas del lugar.

Con la llegada en masa de los turistas norteamericanos el surf se volvió a revitalizar y empezó a popularizarse en California, Australia y otras muchas zonas del planeta. Esto permitió que en la actualidad consideremos al surf como un deporte acuático que consiste en que un individuo, conocido como surfista, se suba a una tabla la cara delantera o profunda de una ola, que suele llevarlo hasta la orilla.

Otro punto importante es que el surf es un deporte con un proceso de aprendizaje se organiza por fases. No aprenderás todo “de una”, sino que el primer objetivo será sentarse sobre la tabla, para que poco a poco seas capaz de ponerte de pie y aguantar el equilibrio durante un periodo de tiempo.

Cuando lo practiques y mejores, empezarás a probar otras técnicas, como por ejemplo las paredes (bordear la ola). Una vez aprendida esta etapa, la siguiente consiste en aprender a imprimir velocidad a la tabla, que te será de utilidad para poner en marcha el resto de las maniobras que se pueden hacer surfeando, entre las que podrás encontrar el reentry, floater, roundhouse, cut-back, snap, aéreos, tubos, etcétera.

Los fanáticos del surf lo consideran un deporte que tiene la capacidad de fusionar los movimientos de nuestro cuerpo con el entorno, logrando una sensación de control y libertad al mismo tiempo. A la vez, se trata de una disciplina sin un límite determinado de edad, aunque siempre se hace necesario tener en cuenta las condiciones y limitaciones físicas de cada individuo, ya que el estado físico es importante para evitar lesiones.

En cuanto a los niños, podrán empezar con esta práctica desde edades tempranas, siempre con supervisión y con asesoramiento profesional, evitando cualquier tipo de lesiones. En edades más tardías, lo aconsejable es que antes tengas que acudir a un para conocer los posibles riesgos y limitaciones. Incluso, también existe el surf adaptado para discapacitados.

Al mismo tiempo, todo esto equivale a que el surf sea considerado un excelente generador de sensaciones y emociones, entre las que se destacan la de libertad y la competencia con nosotros mismos, aspirando a la autosuperación. Además, estaremos en un ambiente natural que ayuda a la relajación y reducción del estrés, autoincentivándonos y motivándonos a mejorar de forma constante y logrando la autoconfianza.

Necesidades para practicar surf

Si lo que quieres es practicar surf, puedes revisar los elementos necesarios para su práctica:

  • Tabla de surf. Se trata del aspecto más importante y principal del surfeador. Su elección deriva en función del nivel del practicante. Generalmente, los principiantes comenzarán utilizando tablas largas, anchas y gruesas porque tienen mayor flotabilidad y estabilidad. En cambio, los más expertos utilizan tablas pequeñas, estrechas y finas, debido a que tienen la capacidad de realizar todo tipo de maniobras. La elección deberá hacerse en función del tamaño de las olas, todo debido a que, mientras mayores sean éstas, más larga deberá ser la tabla.
  • Traje de neopreno. Se trata del elemento para cubrirte. Existe gran variedad de trajes de neopreno que evitarán que pases frío en el mar. Su elección se basa fundamentalmente en la temperatura del agua. El valor será distinto según la calidad y el grosor que tenga.
  • El invento. Hablamos de una especie de cuerda, la cual se encuentra fabricada en plástico elástico, que nos mantiene unida la tabla al pie a través de una atadura de velcro. Debe estar en buenas condiciones, puesto que es muy importante que no nos lo rompa una ola.
  • Quillas. Se trata de los timones de la tabla, que permiten que la tabla pueda girar y mantenerse estable.
  • Parafina. Aquí contamos con un tipo de cera que puede aprecer en la parte superior de la tabla, siendo ideal para que no te resbales en ningún momento.
  • Grip. Se trata de un material parecido a la goma que se pega en la tabla para que no te resbales. Puede sustituir a la parafina o combinarse con ella, como ocurre con la parafina para el pie de delante y grip para el pie de atrás.

Practicar este deporte implica un coste que suele variar entre el medio y el alto, dependiendo del precio de los materiales que utilices en un primer momento. Al mismo tiempo, la práctica del surf cuenta con una gran variedad de beneficios y riesgos.

Lo primero que debemos saber es que el surf combina trabajo aeróbico con tonificación. Esto implica que tengas la capacidad de mejorar el funcionamiento cardiorrespiratorio y a quemar calorías al mismo tiempo, todo al mismo tiempo en el que se trabajan músculos de los brazos y espalda, fortaleciendo tu figura.

Otro de los puntos importantes es que también estarás trabajando las piernas, glúteos y nuestra zona media del cuerpo, lugar en el que se sitúan la mayor cantidad de los músculos posturales. Todos estos se utilizan para mantenerse de pie arriba de la tabla mientras sorteamos olas en el mar.

A la vez, podrás ganar resistencia, tono muscular y mejorar la coordinación y el equilibrio. Todo esto, por supuesto, sin contar la sensación de libertad que nos ayuda a alejarnos del estrés y a desconectar del presente que estamos viviendo, ya que la naturaleza, la destreza y la armonía lo vuelven muy relajante.

Los riesgos vienen dados por diferentes factores. El primero de ellos se da con el propio entorno. Las olas pueden ser peligrosas, por lo que, si bien aprenderás a preverlas, la realidad es que a veces el terreno suele ser impredecible. A la vez, deberás prestar atención a las posturas para evitar lesiones.

Los “golpes” más frecuentes pueden ser:

  • Golpes y cortes. Se trata de lesiones que pueden darse sin que nos hayamos dado cuenta, dado que estamos viviendo el frenetismo de las olas.
  • Quemaduras de la piel. Siempre deberemos usar protección solar, incluso en los días menos soleados o nublados.
  • Insolación o golpes de calor. Si estamos constantemente expuestos, puede que nos agarre uno. Por eso, hay que tomarse pequeños momentos de descanso a la sombra.

Por lo tanto, ya hemos conocido las distintas variantes del surf, un deporte realmente complejo y con múltiples variantes que tiene una amplia historia y trayectoria. Siempre debes recordar que, a pesar de ser muy agradable, relajante y adrenalínico, también necesitas aprender a tenerle “respeto” al agua, que muchas veces puede ser tu amiga, pero otras tantas un factor imprevisible que podría poner en peligro tu estabilidad.

  • Av. el Marinero nº 13,
    Cp: 35558
    (Teguise) Caleta de Famara
    Provincia de Gran Canaria Islas Canarias
  • (+34) 626 913 369 (WhatsApp)
  • info@calimasurf.com

Desde 1996, en Lanzarote Surf disfrutamos enseñando el verdadero arte del surf. Estamos ubicados en la Reserva Natural de Famara, un paisaje idílico diseñado por la naturaleza y hecho para los amantes del surf. 

Echa un vistazo a nuestra amplia gama de programas de entrenamiento. Y si aún quieres más, ¿qué mejor manera de completar tu entrenamiento de surf que con cursos de SUP, Kitesurf, Yoga o Buceo? 

×
NUEVA RESERVA
Habla con nosotros
👋 ¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?